Dr MIGUEL BENASAYAG

Nacido en Argentina y exiliado en Francia a fines de la década de 1970, reside en Paris desde aquella época, aunque visita nuestro país de manera regular.Es Doctor en psicopatología, filósofo, investigador, psicoanalista y un activo militante político.Autor de más de 30 libros publicados en 12 idiomas, entre otros:“La Fragilité” (1999), “Connaitre est Agir”(2008), “Organisme et artefacte” (2010), "Mythe de L´ individu”(2000) y “L’eloge du Coflit” (2009). Varios de ellos fueron traducidos al castellano. Actualmente es Director del Proyecto “Laboratorios Sociales en Argentina” en red con Brasil-Francia-España e Italia-

jueves, 29 de marzo de 2012

El PAC CONDENADO A MUERTE

Jueves, 29 de marzo de 2012

SOCIEDAD › DENUNCIAN LA DESARTICULACION DE UN PROGRAMA PARA NIÑOS CON TRASTORNOS MENTALES SEVEROS

Un retroceso en el área de salud mental

El Ministerio de Salud porteño desplazaría al equipo que sostiene desde hace 23 años un programa para atender patologías severas que tratan de evitar internaciones por razones sociales. Lo pondría en manos de Médicos Municipales.

Por Pedro Lipcovich

Diputados porteños de diversos partidos denunciarán hoy “la desarticulación del Programa de Atención Comunitaria de Niños, Niñas y Adolescentes con Trastornos Mentales Severos (PAC), por la Dirección General de Salud Mental de la CABA”. El PAC, que desde un centro de salud de la Ciudad “organiza redes de contención sociofamiliar para niños en alta vulnerabilidad”, podría ser trasladado al hospital Tobar García, de internación, y sus coordinadores serían desplazados. Una fuente del Ministerio de Salud porteño aseguró a este diario que “se garantizará la continuidad del funcionamiento del PAC, sin perjuicio de la posibilidad de cambios en sus coordinadores o su localización”.
El PAC viene trabajando en articulación con distintas áreas del gobierno porteño y diversas instituciones. Desde el Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, así como desde la Asesoría General Tutelar, destacaron que “el PAC es valioso porque ayuda a sostener a los niños en su medio familiar y evitar internaciones”. El Programa –que tiene 250 niños en atención– recibió premios de la universidad y entidades profesionales y estaba a punto de ampliarse a varios barrios de la Ciudad. Con las nuevas medidas, su coordinación se confiará a un experto en internación psiquiátrica.
La denuncia será efectuada por los diputados María Elena Naddeo (Frente Progresista y Popular), Jorge Selser (Proyecto Sur), Gabriela Alegre (Frente para la Victoria), Virginia González Gass (Socialista Auténtico), Rocío Sánchez Andía (Coalición Cívica), Laura García Tuñón (Buenos Aires para Todos) y Edgardo Form (Nuevo Encuentro). Es apoyada por la Mesa Permanente Intersectorial de Salud Mental.
La resolución 347 del ministro de Salud porteño, Jorge Lemus, no fue todavía publicada, pero María Grosso, directora de Salud Mental de la CABA, la habría comunicado por correo electrónico. El programa, que siempre funcionó en el Centro de Salud Mental Nº 1, pasaría al Tobar García y su coordinación quedaría a cargo de Walter Bentos, psiquiatra, gremialista en la Asociación de Médicos Municipales y coordinador del curso “Emergentología aplicada a un hospital de salud mental”, dictado en 2011 en el Tobar García para médicos y enfermeros de internación.
El PAC fue oficializado en 2007, luego de funcionar desde 1989. Desde entonces su coordinadora general es la psicóloga Alejandra Barcala. “El PAC trata de evitar las internaciones en el Tobar García por cuestiones sociales –explicó a este diario–. Es territorializado, con el criterio de estar cerca de los domicilios de los chicos. Algunos de los profesionales que lo integran son enviados por el Area de Capacitación del Ministerio de Salud de la Ciudad, que propicia la formación de los residentes en los centros de atención primaria.” Barcala comentó que “en julio íbamos a abrir tres nuevos centros: en Villa Soldati, en el Bajo Flores y en la Boca”.
Nori Pignatta, directora general de Programas Descentralizados del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes –del gobierno porteño–, contó a este diario que “el PAC nos resulta muy valioso. Desde nuestras defensorías barriales solicitamos su intervención: trabajan las estrategias en conjunto con la defensoría, la escuela, la institución de alojamiento si fuese el caso. Apuntan a fortalecer a la familia para que pueda hacerse cargo del chico o para que el chico institucionalizado pueda volver a su medio familiar”.
Laura Musa, titular de la Asesoría General Tutelar (AGT) de la ciudad de Buenos Aires, destacó que “utilizamos mucho el PAC; el cambio de los profesionales que lo han creado y desarrollado equivale a la muerte del PAC”. Gabriela Spinelli –coordinadora de salud mental de la AGT– agregó que “el PAC ha venido trabajando con todos los otros programas del Gobierno de la Ciudad, bajo esta misma gestión, y constituye una experiencia que en distintos lugares del país quieren replicar”.
María Elena Naddeo –titular de la Comisión de Seguimiento de la Ley 448 de Salud Mental– sostuvo que “la desarticulación del PAC es un gran retroceso en la desinstitucionalización exigida por la ley”. Jorge Selser, titular de la Comisión de Salud, afirmó que “el desmantelamiento del PAC afecta los derechos de los chicos, en tratamiento con profesionales que han construido trabajosamente el vínculo terapéutico. La medida remite a la medicalización de la salud mental”. Alfredo País, asesor de la Comisión de Salud, observó que “la Asociación de Médicos Municipales se apropiará de la dirección de un dispositivo que está a cargo de psicólogos”.
El PAC obtuvo el Premio al “Mejor trabajo sobre un dispositivo en salud mental” de las Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología de la UBA, en 2008. Y, en 2010, obtuvo mención en el Congreso de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA).

lunes, 5 de marzo de 2012

05.03.2012 | dispositivo terapéutico para 20 internos

 

Demolieron el “Taller Pan” del Hospital Borda

Ocurrió sin orden de desalojo ni previo aviso. La obra se relaciona con el futuro Centro Cívico, donde funcionarán dos ministerios porteños.

El martes pasado, cuando llegaron como cada mañana para empezar la clase, los trabajadores de la panadería y dispositivo de rehabilitación “Taller Pan” del Borda se encontraron con una sorpresa: el subsuelo de la cocina, donde funciona de lunes a viernes, estaba siendo demolido, sin orden de desalojo ni previo aviso para que pudieran retirar las maquinarias.
 
Las obras se relacionan con el emplazamiento del futuro Centro Cívico, lindero al Hospital de Salud Mental, que albergará la nueva Jefatura de Gobierno y dos ministerios (Hacienda y Planeamiento), cuya primera etapa de construcción costará $ 280 millones. Según había asegurado el macrismo, no iba a afectar al Borda, pero los profesionales que asisten diariamente sostienen lo contrario. “La realidad nos demuestra que sus intenciones son otras. Al presentarse en los terrenos del hospital, que supuestamente no deberían desaparecer, maquinarias de demolición, se pone en evidencia que estas obras sí afectan al hospital”, aseguraron en un comunicado.
El taller, surgido en plena crisis gracias a asambleas barriales y que busca una solución alimenticia que abarque a toda la zona, funciona desde 2001. “Poco a poco fue transformándose en un dispositivo más terapéutico, y ahí nos llamaron hace seis años, al centro de estudiantes de psicología de la UBA. Hoy en día asisten 20 internos, y lo sostenemos entre estudiantes y recibidos. Organizamos la producción, el trabajo y las salidas producto de las ventas, en la facultad y en el propio hospital. Esto permite trabajar la inserción social del paciente, y es una herramienta económica a la hora de la externación”, señaló la psicóloga Luciana Burotto.
Ante el cierre sin aviso previo, se reunieron con el subdirector del Borda, Alfonso Carofile, quien les comunicó que no se responsabiliza por lo que suceda con el taller. Tras un avance importante de martes a jueves, la obra fue suspendida el viernes, ante el reclamo de los distintos sindicatos que tienen representación en el hospital. A su vez, los trabajos de demolición no sólo afectaron al taller de pan, que lleva más de una semana sin poder realizarse. También provocaron destrozos en los sótanos de la cocina, que dejaron sin agua el lavadero, el sector de mantenimiento y la cocina.
Los trabajadores lo atribuyeron a un proceso general de vaciamiento que viene sufriendo el neuropsiquiátrico, en el que se atienden 720 personas: “Hace casi un año que no hay gas. El invierno fue terrible, los internos bañándose con agua fría, no funciona la cocina, andan mal los baños, hay goteras, no hay ni papel higiénico. Se ve un claro abandono, que prioriza el negocio inmobiliario”, concluyó Burotto.<
El vaciamiento del PAC
Otro punto conflictivo en el área es el posible cierre del Programa Atención Comunitaria de Niños y Niñas con Trastornos Mentales Severos (PAC), uno de los más prestigiosos del país, que trabaja en forma interdisciplinaria con 250 chicos. Tal como anticipó Tiempo Argentino el 22 de febrero, la idea del gobierno porteño era cerrarlo. Así lo aseguró la directora de Salud Mental, María Grosso. Ahora, ante la presión de la comunidad de profesionales y los padres, cambió de estrategia. “Lo va a vaciar: ya armó un equipo de psiquiatras de línea medicalizadora, afín a modelos retrógrados proclives a encierros”, afirmó Gabriela Dueñas, integrante del ForumAdd (Equipo Interdisciplinario de lucha contra la medicalización de la Infancia).
Todavía falta el gas
ASAMBLEA. Los trabajadores del Borda se reunirán hoy a las 10, acompañados por legisladores, para analizar otros temas conflictivos que atraviesa la institución desde hace meses, como la falta de gas y la derivación de internaciones a centros privados.